Kasper Paananen 🇫🇮 2003

Perfil realizado originalmente por Miguel Sanz y completado por Álex Martínez

Hay jugadores con miedo a salir de su zona de confort, con reticencias a la hora de dejar su casa y buscar fuera un futuro más prometedor, mucho más a ciertas edades donde da la impresión de no haber vuelta atrás en este camino que es el fútbol. No es su caso. «Por supuesto, las sensaciones son positivas y estoy expectante. Viajar al extranjero ha sido un objetivo durante mucho tiempo y es genial que se haya hecho realidad de esta manera». Kasper Paananen (Finlandia, 2003) lo tenía muy claro. El destacado atacante, formado en la cantera del OLS, puso rumbo a Italia para firmar por el Bologna con quienes, tras un inicio algo complicado (dos expulsiones en sus tres primeros partidos), arrancó de forma fantástica tras la novena jornada: suma 8 goles en 889 minutos con el Bologna sub-17. A su vez, 7 goles en 9 encuentros con la selección sub-16 y ya anotando con la sub-17 en la ronda de clasificación para el Europeo juvenil.

Un delantero especial

La bendición y maldición de Kasper es que se trata de un jugador que hace casi siempre lo mismo con un nivel de acierto indignante. Lo que hace además es difícil. Baja mucho hasta la base de la jugada, atrae y fija defensores. Luego, suelta la pelota y corre justo hacia ese mismo espacio que ha creado. Todas sus acciones hacen que sus equipos ganen profundidad y tiempo. Su posición aún es relativa: parte casi siempre como delantero (ocasionalmente como extremo), pero se mueve tanto que no sería extraño considerarle un segundo punta. Es especial encontrar a un chaval que, siendo tan joven y jugando como una de las referencias, mire tanto por el equipo como lo hace él. No le puede el ego. Siempre contribuye e intenta sumar, a veces hasta niveles obsesivos retrocediendo hasta la zona del pivote.

Paananen se mueve muchísimo, siempre buscando apoyar a sus compañeros y facilitando la circulación. En la imagen (amistoso frente a Moldavia U17), retrocediendo hasta la altura de los interiores.
Otro ejemplo de Paananen (amistoso frente a Dinamarca U17) viniendo a recibir un saque de banda al centro del campo, abandonando su posición en la doble punta.

Es una maravilla verlo mandar -con gestos a lo Cruyff-, romper líneas sin despeinarse y hacerlo jugando a un toque o girarse con una facilidad insultante. Más allá de esto, tiene una zurda que es dura y precisa, como los córners y penaltis que lanza con ella. Que es todo lo contrario a su juego. Con ese tiro tenso desde media distancia no hace falta ser muy inteligente para detectar que la jugada que le puede hacer estar en la élite puede ser la recepción sobre la corona del área del pase atrás de su compañero. Un compañero que, seguramente, le encuentre en el espacio que Paananen creó.

No es tan técnicamente superior como un mediapunta ni tan determinante como un delantero puro. De hecho, técnicamente no es un jugador brillante, pero sí cumple con creces los requisitos mínimos para un jugador de su posición (controles, giros, un abanico básico de regates…). Lo importante aquí es que tiene una capacidad intelectual y una actitud creativa que no tienen ninguna de las dos figuras anteriores. Su mente va más rápido que sus piernas, pero es cuestión de tiempo. Es un jugador constante: siempre intenta jugar igual, sea su equipo claramente inferior o sea superior. Tiene gestos de personalidad, competitividad e inconformismo. Todo lo que ha hecho una vez y de forma superlativa lo hará suyo: regates, carreras, cañonazos… Las sensaciones que deja las dejó por última vez en un país nórdico un espigado delantero que hoy juega en la Real Sociedad (Alexander Isak).

Potencial:

Puntuación: 3 de 5.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s