Kamaldeen Sulemana 🇬🇭 2002

Explicaba Flemming Pedersen (entrenador del FC Nordsjælland) en Marcador Internacional algo que es fundamental para entender la filosofía del club danés: «Lo que priorizamos en nuestro scouting por encima de cualquier cualidad física o técnica son jugadores muy inteligentes, que entiendan muy bien el juego. ¿Por qué? Para que estén preparados para asimilar lo que llamamos nuestro ‘sistema acelerado de aprendizaje’. Consiste en darle al joven un entrenamiento de calidad y unas herramientas mentales para que en 10 años consigan el punto de maduración que otros equipos consiguen en 16. Tenemos calculado que los jugadores que salen de nuestra academia con 21 años tienen un nivel de interpretación de juego y de comprensión de las jugadas similar al de cualquier futbolista de 27 años”. Tras varios años de proyecto junto a Right to Dream, el Nordsjælland es uno de los clubes con la media de edad más baja de Europa: no superan los 22 años. Kamaldeen Sulemana (Ghana, 2002) es otro de esos casos que, como Mohammed Kudus (traspasado este verano al Ajax), no tardará en dar el salto a un club importante si todo progresa como parece.

Un cambio de ritmo endiablado

Hablar de Kamaldeen es hacerlo de un extremo, ante todo. Normalmente parte desde el costado izquierdo en el habitual 3-4-3 del conjunto danés, bien abierto, dando amplitud y permitiéndole al carrilero-interior (normalmente Mohammed Diomande) ir por dentro si la jugada lo pidiese. El Nordsjælland utiliza un sistema muy dinámico y ofensivo, con jugadores que pueden pisar varias zonas del campo sin problema. Intentan siempre tener el balón. Deenho, como le apodan cariñosamente desde el club, suele tratar de atacar el lado débil aprovechando su 1 contra 1 diferencial. Posee un cambio de ritmo a la altura de pocos, acompañado además por el descaro que le otorga la juventud y el propio FCN. Su movimiento corporal y su conducción son muy armónicas, similares a las de Ousmane Dembélé. Se ayuda mucho de los engaños con el cuerpo para sacarle ventaja al contrario. Después, cuando acelera con espacios o se tira un autopase, suele marcharse: ha completado el 64% de sus regates (2,6 por partido), superando a otro futbolista de un perfil similar como Vinícius Júnior (1,7 por encuentro, 48%), aunque claramente en contextos bien distintos. Es diestro, por lo que suele intentar acabar por dentro, mirando hacia la portería. Tanto es así que ha terminado con 4 goles en 13 partidos (6 titularidades). Seguramente aún pueda pulir más su capacidad para asistir y, así, aumentar su producción en el futuro.

La posición habitual de Kamaldeen suele ser la de extremo izquierdo. Siempre busca amplitud, profundidad y acabar por dentro. Es normal en el 3-4-3 del Nordsjælland que el carrilero-interior suela ocupar el espacio que abre por dentro, como se muestra en la imagen.
Su mapa de calor de la temporada no deja lugar a dudas sobre su rol: vive pegado a la banda y busca siempre la profundidad.

«Tengo grandes expectativas de mí mismo»

Kamaldeen tiene potencial para ser un jugador que llame la atención a corto plazo. Es un extremo llamativo, desenfadado y extrovertido. Frente al Silkeborg, por ejemplo, cuajó una primera parte a un nivel irreal: autopases, rabonas y un golazo antes del descanso. Pese a jugar a pierna cambiada, sabe salir hacia sus dos perfiles de forma casi natural, lo que le añade un punto de imprevisibilidad muy necesaria para este tipo de jugadores cuya principal virtud es agitar y ser punzantes. El tanto que anota en el partido mencionado lo demuestra: inicia la carrera hacia adentro, cambia de ritmo hacia afuera, recorta y define con la derecha al palo largo.

Su personalidad sobre el campo desprende competitividad, ambición y actitud. Él mismo se define como divertido, amigable, terco y confiado, además de afirmar que tiene grandes expectativas consigo mismo. Esto también tiene su reflejo en el campo cuando le toca trabajar sin el balón. No siendo, obviamente, su mayor aptitud, Kamaldeen trabaja bien en la presión alta que suele proponer el Nordsjælland. Y tampoco da por perdido un balón si intuye que puede forzar el error del defensor. Así llegó, por ejemplo, el primero de los goles que le anota al Midtjylland, tras un envío en largo que no consigue controlar el central, persiguiéndole casi desde el centro del campo hasta el borde del área.

Kamaldeen no escatima en esfuerzos para ejercer una presión alta cuando el equipo está ordenado en fase defensiva…
…pero tampoco si tiene que apretar por un balón largo que, normalmente, sería inalcanzable salvo error del central. En esta imagen (2) lo logra y termina marcando.

Además de extremo, también puede ejercer como delantero en una doble punta si la situación lo pidiese. En el choque ante el Midtjylland (6-3) su posición fue mucho más centrada, casi formando su equipo en un 4-4-2 en defensa. Anotó un doblete, siempre encontrando espacios tanto dirigiendo un contragolpe como forzando el citado error. Tiene sólo 18 años, así que su físico tiene que acabar de moldearse. Aún no ha disputado ningún partido completo con el primer equipo (67′ como mucho; 45′ a buen nivel), así que está por ver su evolución para saber cómo aguanta los esfuerzos prolongados.

Potencial

Puntuación: 5 de 5.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s