Arsen Zakharyan 🇷🇺 2003

A los 14 años, fue rechazado por el Zenit. Hoy ha estado a punto de entrar en la lista de Rusia para la Eurocopa con 18 recién cumplidos. Tras una temporada de debut notable en primera división, Arsen Zakharyan (Samara, 2003) merecía ser considerado. Se estrenó a finales de 2020 frente al Tambov, pero fue a partir de febrero cuando se hizo indiscutible para Sandro Schwarz, entrenador del Dinamo Moscú. Las inferiores del club se le quedaron pequeñas muy rápido. Acumuló muy buenas cifras de goles y asistencias y ya está haciendo lo mismo con los mayores.

Un llegador vertical y versátil

La primera característica de Zakharyan que destaca de inmediato es la versatilidad. Es un futbolista que puede ejercer distintos roles según la posición que ocupe. Empezó como mediocentro, pero ya se le ha visto jugar también como interior, extremo y mediapunta. Ofrece buenos apoyos, generalmente a pocos toques. No aglutina muchos toques por posesión. Su naturaleza es ser vertical, al contrario de lo que pueda parecer en un primer momento. Tiene buena zancada gracias a sus 180 centímetros y le gusta aprovecharlo para llegar al área. Todo esto le convierte en un más que interesante centrocampista todoterreno capaz de hacer un poco de todo, pero cuya función más productiva a día de hoy es la de box-to-box.

Entrando en conducción o entrando a rematar. A Zakharyan le da igual el formato, pero le gusta llegar al área. Su fútbol es relativamente sencillo. Ni siquiera puede decirse que posea una gran creatividad a la hora de regatear o pasar. Su juego no es imprevisible o sorprendente, pero le ha servido para sumar 3 goles y 3 asistencias en 10 titularidades con el primer equipo. Tiene que mejorar distintos aspectos si quiere volverse un jugador más completo en el futuro, pero a su corta edad ya es útil e importante en el fútbol profesional.

Virtudes que reforzar y carencias que mejorar

“Cuando todavía estaba en la academia, a menudo tenía que jugar ‘6’, pero siempre estaba involucrado en la construcción del juego”, explica Zakharyan en una entrevista para Transfermarkt. El joven ruso ha tocado todas las posiciones del centro del campo a estas alturas de su carrera, por lo que puede cumplir en un momento dado en cualquiera, y eso es gracias a su preparación y sus condiciones. “Físicamente, no somos inferiores a los jugadores mayores. Aquí es donde se hace patente la buena preparación en la academia. Creo que nuestra juventud es de alguna manera una ventaja para nosotros, porque tenemos hambre y todos queremos demostrarlo a nivel profesional», añadía.

Arsen tiene hoy potencial para acabar siendo un jugador clave en su club y en Rusia, tanto a nivel nacional como en la selección. Pero si quiere dar el salto algún día va a tener que mejorar algunas cosas fundamentales para no encasillarse. En primer lugar, tiene que lograr ser técnicamente más fino, no tanto en los controles como sí en los pases o en los golpeos con el balón en juego. Su 77% de precisión en el pase se antoja bajo para un futbolista que, en principio, debería aspirar a jugar como interior o como mediocentro, en el rol que fuese. En el Dinamo muchas veces parte como extremo derecho y se coordina bien con el lateral y con el interior para repartirse espacios y funciones, pero seguramente su techo baje si se pasa mucho tiempo en esa posición. Cuando juega en el centro del campo se le ven buenos apoyos a pocos toques, pero un poco más de pausa tampoco le iría mal para determinadas situaciones. Todo esto va unido a un mejor uso de su cuerpo, un mayor equilibrio y más fuerza en el tren inferior, lo que le permitirá lograr más control y estabilidad en todas sus acciones.

Potencial

Puntuación: 4 de 5.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s