Karim Adeyemi 🇩🇪 2002

«No tengo ningún odio hacia el Bayern. Simplemente decidimos dar ese paso. Todo estaba en orden. Si el Bayern hiciera hoy una oferta y me siento cómodo con ello, seguramente decidiría seguir ese camino. Todo depende de la oferta y si es lo que quiero». Esto decía Karim Adeyemi (Múnich, 2002) en una entrevista para Transfermarkt en 2020. Hoy extraña que un futbolista de su potencial, nacido en Múnich, no esté en el Bayern. Estuvo entre 2009 y 2011, a muy corta edad, pero decidieron separar sus caminos. Él solo quería jugar y tampoco hizo un drama de aquello. La vida no le ha ido mal del todo un tiempo después: tras marcharse al Unterhaching, lo reclutó el RB Salzburg. Suponía no alejarse mucho de su casa y ese fue un factor importante a la hora de tomar la decisión. «Es uno de los mejores clubes para que los jugadores jóvenes se muestren en un gran escenario», añadió. Tras un proceso de crecimiento y adaptación por el Liefering y el primer equipo, esta temporada ha empezado siendo el jugador más determinante del equipo y seguramente sea uno de los jóvenes más en forma del continente.

No tengo ningún modelo a seguir, pero desde mi punto de vista me parezco a jugadores como mbappé, gnabry o aubameyang»

Karim Adeyemi para Kicker

Verticalidad y mucha determinación

Adeyemi es un jugador de perfil ofensivo, zurdo, capaz de jugar tanto de extremo izquierdo como en punta, preferiblemente acompañado de un delantero referencia que le permita moverse con más libertad para aprovechar espacios. Su primer año en el primer equipo fue de adaptación. A pesar de ser habitualmente revulsivo y de no mostrar su mejor cara, acabó la temporada con 9 goles y 11 asistencias en algo menos de 1300 minutos, lo que equivale a producir un tanto cada 65 minutos. Esta la ha empezado por el mismo camino, pero ya como titular indiscutible y una de las estrellas del equipo. Es decir, es un atacante que, bien potenciado, puede ser un arma de destrucción masiva. El RB Salzburg le ofrece todo lo que necesita, en este sentido. La verticalidad y el vértigo del equipo le vienen como anillo al dedo. Su principal virtud reside en su velocidad. Es un jugador tremendamente rápido con espacios y se mueve como pez en el agua con cualquier tipo de desmarques cortos, medios o largos. Ataca constantemente en profundidad. Con balón es bueno, pero sin él es aún mejor. Si encuentra la grieta y conecta con el balón, es imparable. Esto, unido a su facilidad goleadora, hacen de él un futbolista potencialmente de clase mundial y de equipo grande.

Si encuentra el más mínimo resquicio con campo para correr, es imparable
Aguanta bien el cuerpo a cuerpo y acelera para quitarse al defensor con facilidad

Físicamente ha ido mejorando con el paso de los meses. Ha ganado estabilidad y compostura, algo fundamental para no desequilibrarse a tan alta velocidad. En carrera, no pierde energía cinética tratando de controlar su cuerpo; la centra toda en las piernas. Pasa de 0 a 100 en muy pocos segundos. Y gracias a este upgrade en la técnica y en la fuerza, absorbe los choques con mucha más solvencia. Hace falta meterle muy bien el cuerpo para pararle mientras corre. Si hay suficiente espacio y el ritmo de la jugada es alto, desborda con facilidad. En estático le cuesta un poco más, aunque también es capaz de hacerlo.

Ahora bien, ¿qué ocurre cuando sale del regate o llega la hora de soltar el balón? También ha ido mejorando progresivamente la toma de decisiones. Cuando retrocede para ofrecer un apoyo de espaldas, no se complica: la suelta fácil y se marcha (sabe que él brilla en otros escenarios). No es un segundo punta al uso, no sabe girarse ni tiene gran creatividad, pero arriba tampoco es un jugador excesivamente individualista. Tiene buen pie para el centro y, si tiene que dar el pase antes que disparar, lo hace. Por eso suma tantos goles como asistencias. Va a ser habitual verle llegar a dobles cifras.

¿Mbappé, gnabry o aubameyang?

Adeyemi tiene similitudes con este tipo de atacantes: Mbappé, Gnabry, Aubameyang, Rashford, Daka, Werner… Especialistas de la velocidad y del gol, futbolistas relacionados con los espacios y la libertad de movimientos. El muniqués es una pieza de alto valor si se requiere de alguien que sepa moverse sin el balón. Lo hace de forma incansable a través de sus desmarques. En el RB Salzburg en este inicio de temporada ha compartido delantera, sobre todo, con Benjamin Šeško, un punta de más de 190 centímetros mucho más referencial. La mezcla entre ambos, pese a tener 18 y 19 años, ha resultado ser muy buena. Uno fija, atrae atenciones y juega de espaldas mientras el otro ataca los espacios que se van abriendo de forma incombustible. Su rol, además, le permite ser un arma de triple filo: rinde bien como titular, rinde bien como revulsivo si hace falta remontar un partido (por la profundidad que te ofrece) y sirve como aporte de piernas frescas en el tramo final con el resultado a favor, ya que la aparición de espacios extra permiten verle lucir en todo su esplendor.

Mapa de calor de Adeyemi en la presente temporada. Libertad en todo el frente de ataque, priorizando las caídas a la banda izquierda, donde puede ser profundo a pie natural (material proporcionado por Javi Mera)

No es, pese a todo, una herramienta de élite si nos basamos solamente en el desborde o el regate en estático. Según Sofascore y Wyscout, sus cifras de acierto en este apartado están en el 43% y en el 50% respectivamente. Un recurso, pero no un discurso, a diferencia de jugadores como Gnabry o Mbappé, que sin ser tampoco especialistas en el regate, son un puntito más hábiles en este sentido. Este es el apartado en el que, seguramente, Adeyemi pueda dar un paso más en los próximos años. Es un jugador que puede ganar en autosuficiencia para volverse un atacante más global. Si se queda en lo que es hoy y lo puede extrapolar a otras ligas y otros equipos, será un delantero de élite notable, capaz de ser importante en un equipo importante. Si además de ser diferencial con muchos metros por delante, empieza a serlo con pocos (no sólo en el regate), estaremos hablando de un atacante del primer escalón y de una estrella.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s