Gabriel Slonina 🇺🇸 2004

La portería es una posición especial si hablamos de jóvenes. En general, cuanto más defensivo sea el puesto en el campo, más cualidades relacionadas con la experiencia necesita un jugador, generalmente, para poder asentarse en la élite. Mientras que lo ofensivo tiene más que ver con la creatividad, la picardía, la determinación, la habilidad individual, etcétera, lo defensivo se ajusta más a criterios de inteligencia, poso, estudio, entendimiento del juego, etcétera. Un atacante puede ser el héroe fallando nueve y metiendo una; un defensor puede ser el villano salvando nueve y errando una. Cada posición tiene sus particularidades, y la de portero no es una excepción. El guardameta es la puerta que separa a un delantero del gol y es el que inicia la salida de balón, con más o menos peso dependiendo de la filosofía del equipo en cuestión. Una pieza que debería ser considerada clave, pero a la que nunca se le da prioridad absoluta, paradójicamente. Pues eso, las particularidades de cada posición.

En el sentido que nos atañe, y retomando el hilo de la edad, es realmente extraño ver porteros menores de 20 años custodiando las redes de un equipo de élite, sea en la división que sea. Ocurre parecido con los centrales, pero con los guardametas puede que el caso sea aún más pronunciado. Por eso el caso de Gabriel Slonina (Illinois, 2004) es extraordinario: no hay otro de su generación asentado ya como titular en las principales ligas más importantes del mundo. Ersin Destanoğlu, Luiz Júnior, Anatoliy Trubin, Maarten Vandevoordt, Gavin Bazunu… Los más prometedores y habituales en el once inicial son de 2002 hacia atrás. «Todo el mundo quiere marcar el gol perfecto, pero algo dentro de mí sólo quiere salvar el tiro perfecto, hacer esa parada perfecta», explicaba hace poco Slonina en una entrevista para la web oficial de la MLS (2021). â€œLa mentalidad de estar solo ahí atrás es algo que me llama la atención. Me gusta tener el partido sobre la línea, hacer una gran salvada. Es una posición difícil porque todos recordarán el único error que cometiste y no las 10 paradas que podrías haber cometido antes«.

Una palabra clave: mentalidad. Todos los deportistas de élite necesitan una fuerte, pero dentro de un campo de fútbol los porteros juegan un partido particular contra la soledad y contra sí mismos. La capacidad para reponerse de un error o, simplemente, de un gol en contra, es casi tan importante como parar. En el caso del estadounidense, lo trae de serie. Está en la MLS y ya es titular con Chicago Fire, pero no se queda ahí. «Me esfuerzo por llegar a ser el mejor portero del mundo», afirmó. Â«Así que creo que seguiré trabajando, asegurándome de dar los pasos correctos en esa dirección todos los días». ¿Su referente? Manuel Neuer. «Ojalá pudiera ser profesional, ser una estrella joven y jugar para un equipo importante de la Premier League», explicó en una entrevista de 2017 en un torneo sub-13 de fútbol base.

Tamaño, colocación y juego de pies

Estructuralmente, Slonina es un portero grande, similar a otros como Courtois o Donnarumma. ¿Qué quiere decir esto? Su tamaño (altura y anchura) le permite tapar y cubrir más espacio que otros con menos volumen. A la hora de valorar sus aptitudes bajo palos, destacan mucho su colocación y sus estiradas. Es rápido y ágil, para lo grande que es, pero evidentemente la altura condiciona, y seguramente no se pueda decir que sean dos de las cosas que más llaman la atención. Es muy joven y seguramente aún tenga margen para aprender a manejar mejor su cuerpo y para ganar un puntito más en este sentido, pero aun así suple ese ligerísimo déficit (si es que se le puede llamar así) estando siempre en tensión (pies activos) y un buen posicionamiento previo que reduce el margen de error. Sí es capaz de llegar a los palos cuando se extiende. La combinación de estos factores le convierten en un guardameta difícil de batir desde la media o larga distancia.

Slonina vive atento a la trayectoria del balón para estar siempre bien colocado
Tiene facilidad y agilidad para estirarse en disparos de media distancia
Otro ejemplo de una estirada, en este caso a media altura
Aquí, aunque quizás reacciona un poco tarde, llega para tocar y desviar un disparo alto

Gaga (así le apodan) posee además una cualidad de agradecer hoy en día en un portero: juega bien con los pies. No es un especialista, ni se acerca a lo de Neuer, por ejemplo, pero es consciente de la importancia que tiene y se nota que lo trabaja. En corto, tiene la sangre fría para atraer y ayudar a generar superioridad; en largo, tiene un porcentaje de acierto del 47,5% (medalla de bronce en porteros con >10 partidos jugados). Una cuestión que, seguramente, vaya unida a una personalidad ambiciosa y ganadora. Sabe cuál es el camino para ser uno de los mejores.

Personalidad y dominio de las áreas

Y es que, pese a que sea complicado afirmarlo a través de un ordenador, Slonina da muestras de ser un líder sobre el campo. Comunica constantemente, manda, anima y es valiente. Son cualidades que llaman bastante la atención teniendo 17 años. Esto le lleva a ser un arquero con un rango amplio de acción, capaz de asumir riesgos y de dominar ambas áreas. En el área pequeña, aprovecha su altura y su colocación para ser seguro por arriba. Siempre intenta blocar, antes que despejar. Sin embargo, como le ocurre a otros, no tiene ningún problema en salir y ser dominante también en el área grande. Es muy valiente, en este sentido.

Explicaba John Harrison, analista de porteros especializado en análisis estadístico, que las situaciones de 1 vs. 1 responden al 35% de los goles encajados en la Premier League en la temporada 19/20, un porcentaje importantísimo. En este sentido, Slonina suele ser muy decidido a la hora de salir. Siempre intenta achicar rápido el espacio, aprovechando su tamaño. Su prioridad es desviar o conquistar el balón, no tanto forzar el error del atacante. Es decir, no suele aguantar si puede ser proactivo. Siempre suele buscar la pelota. Si puede blocarla, mejor.

No permite la recepción y desvía el balón
Aquí sí aguanta durante unas décimas, y cuando lee la trayectoria, va abajo y bloca.
Concentración y velocidad yendo abajo
No duda: si ve la posibilidad, sale

En conclusión, Gaga Slonina reúne todas las condiciones para ser un portero de absoluta élite: es grande, tiene un rango amplio en la estirada, concentración permanente, buena colocación, valentía en salidas en el uno contra uno y centros, además de con los pies, personalidad, liderazgo… Tiene 17 años y ningún defecto reseñable, lo cual es un caso extremadamente raro, como ocurrió con Donnarumma en su día. Todo hace indicar que llegará, no sólo a Europa, sino a un gran equipo a medio plazo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s