Xavi Simons 🇳🇱 2003

Nacionalidad neerlandesa, el pelo de Valderrama, el nombre del mejor mediocentro español de la historia, criado en La Masía y futbolísticamente superior al resto desde que era un niño. Xavi Simons (Ámsterdam, 2003) nació con la narrativa perfecta a su alrededor para serlo todo en el mundo del fútbol. Además de las cualidades técnicas, «Hizo muy bien a nuestro equipo. Me encantaba su ética de trabajo. A menudo, estos jóvenes jugadores de gran talento no son demasiado trabajadores y creen que llegarán a la cima por sí solos. Él era completamente diferente«, explicaba Peter van der Veen,  quien dirigió a Simons durante dos temporadas en las categorías inferiores de Países Bajos, en una entrevista para DAZN. «Lo que más recuerdo de él es cómo te ayudaba a afrontar los retos. Se acercaba y te decía: vamos a ganar, siendo tú el entrenador y él un niño. Es de los jugadores que más me ha ayudado. Antes del partido, motivaba uno por uno a sus compañeros. Tenía madera de líder. Era un ganador», decía Carles Martínez, quien fuese su entrenador en las etapas Infantil y Cadete, una entrevista para el diario Sport.

Quién es Xavi Simons? La superestrella que cambió el FC Barcelona por el  PSG | DAZN News España
Fuente desconocida

El jugador tomó la decisión de marcharse al PSG de la mano de Mino Raiola y eso le costó incontables críticas y etiquetas en Barcelona. Es muy difícil sostener la mochila de Simons a su edad. Tantos focos, tanta presión… pero hasta en eso ha marcado la diferencia. «No hay campo en el que vaya Xavi Simons y no le pidan una fotografía. Y no solo niños, sino hombres y mujeres que son padres. La frase que le dicen siempre es la misma: ‘Llegarás al primer equipo’. La misma que oían Gerard Deulofeu y Carles Aleñá durante todo su periplo por las categorías inferiores. Ellos ya han demostrado que a base de trabajo y constancia se puede llegar al primer equipo. Simons, ‘Gavi’, Larios y sus compañeros aún tienen un largo camino por recorrer«, escribía Josep Capdevila (Sport) en 2017. «Era el jugador que tenía todas las miradas encima. Todo el mundo quería verle. Fuimos a Suecia y todos se hacían fotos con él. Pero eso lo ha hecho más fuerte, hace muchos años que juega con esa presión«, argumentaba Martínez.

Entretanto, su carrera ha seguido alejada del ruido, al menos desde España. ¿Iba a tener aquel chico, que tanto futuro tenía, una carrera acorde a las expectativas? «Por supuesto que tiene calidad para una carrera profesional. Ya es un profesional. Cuando entrenas a tantos jugadores como yo, tienes una idea de quiénes se convertirán en algo. Y Xavi tiene una bonita carrera por delante», afirmaba Van der Veen. Y no sólo él, sino que el propio Mauricio Pochettino se animó a hablar sobre él tras hacerle debutar en copa. «No será Iniesta ni Xavi, pero tiene calidad y desequilibrio para poder desarrollar una carrera en primera división. Todavía es muy joven, pero tiene mucho potencial. Entrena bien, tiene carácter y lectura de juego».

Es ahora cuando parece que la carrera del chico está dando el último paso previo a la élite. Ha sido el jugador más destacado en la fase de grupos de la Youth League 21/22 y parece que ya se le queda corto lo de competir contra los de su edad.

De medio ofensivo a falso nueve

Xavi Simons saltó a la fama en el fútbol ‘8’ como centrocampista ofensivo de una técnica muy por encima de la media, vertical y creativo. El perfil no ha cambiado con el paso de las temporadas y su desarrollo hasta el profesionalismo, aunque es en el rol de falso nueve a través del cual está terminando de explotar en su etapa juvenil. Es un jugador muy inteligente a nivel posicional: se sitúa siempre alejado de los centrales para eliminarles la referencia y obligarle a decidir si saltar o aguantar, ofrece apoyos constantes entre líneas, viene a recibir y aparece mucho como hombre libre.


Abandona su posición, quitándole la referencia a los centrales y ofreciéndose entre líneas.


Hace dudar constantemente a centrales, pero también a mediocentros recibiendo a su espalda, girando y acelerando.

Además de ese dinamismo y esa movilidad, Simons es capaz de explotar los agujeros que genera a través de su buena técnica. Tiene agilidad y una conducción muy notable, independientemente de las distancias, así que tiende mucho a recibir, girar y acelerar la jugada. Es un futbolista eminentemente vertical, con visión de juego, buen toque y poca pausa. Cuando abandona su posición y arrastra a los centrales, lanza muy bien a los extremos, que están obligados a aprovechar esos espacios a su espalda. Cuando su nivel de confianza es alto, su conjunto de habilidades técnicas y físicas le permiten ser creativo hasta cierto punto. Es un jugador de equipo, poco egoísta y que suele tomar buenas decisiones, más allá de la ejecución. Y a veces, en ese instante entre líneas en el que hay poco tiempo, puede inventarse alguna genialidad fuera del guion para sacar algo de provecho. Tres ejemplos:

Es necesario apuntar que la falta de pausa resulta, en ocasiones, un pequeño defecto para Xavi Simons. Es su naturaleza desde pequeño: recibe e intenta subir el ritmo. Esto, conforme sube categorías y aumenta el nivel defensivo de los rivales, requiere también de una precisión técnica mayor para que sus intervenciones sumen más en construcción que en pérdidas. Seguramente, también ha sido una de las razones por las que ha pasado a jugar arriba, en lugar de en el centro del campo. Sus dos mayores virtudes seguramente sean la inteligencia para leer los espacios vacíos y las conducciones.

Con el primer equipo también ha ido demostrando, en partidos amistosos, esa inteligencia para saber dónde tiene que estar.
Las conducciones son la virtud más llamativa de Simons. Precisión a alta velocidad.

traslado a la élite: dónde, cuándo y cómo

Los futbolistas que empiezan a dar un gran rendimiento exigiendo una gran dosis de libertad tienen el pero de su encaje, ya que no todos los equipos funcionan ni quieren permitirse este tipo de roles. Ocurre algo similar cuando intentamos trasladar a los enganches sudamericanos a Europa: sin esa libertad de movimientos que les permite brillar, su fútbol es distinto y, probablemente, menor hasta que logren adaptarlo. Xavi Simons tiene encima este interrogante ahora mismo. Está empezando a destacar en un rol que va intrínsecamente unido a la autonomía del jugador y que impide jugar con un delantero referencia y goleador, algo muchísimo más habitual. ¿Dónde puede rendir un jugador así? El Ajax, por ejemplo, podría ser un gran destino y un gran club para fomentar y potenciar este camino hasta alcanzar un nivel que le permita asumir peso en otras zonas del campo.

Otra opción es volver al centro del campo o adaptarse a una posición en banda, donde algunas de sus características podrían trasladarse bastante bien. A nivel físico y defensivo no tiene demasiados problemas. Simons es un jugador pequeño (siempre lo ha sido), pero ha trabajado su cuerpo hasta ser relativamente fuerte y para tener un tren inferior competitivo. Medir menos de 170 centímetros sabemos que condiciona en determinados aspectos, pero creo que a nivel técnico y táctico puede compensarlo bien. Además, esa polivalencia y la versatilidad que puede llegar a desarrollar, así como su disciplina a la hora ejercer la primera presión, hacen de él un jugador que puede estar ya para tener su primera oportunidad en una primera división, quizás en una liga menor como Países Bajos o Bélgica, para testear su adaptación, pero el caso es que a partir de la temporada que viene debería tener ya una oportunidad en algún sitio.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s