Endrick 🇧🇷 2006

Hoy publico uno de esos perfiles que seguramente podamos rescatar dentro de unos años para recordar todos y cada uno de los párrafos que aquí se van a exponer. Endrick (Brasília, 2006) es un caso especial, una de esas estrellas que emergen prematuramente y explotan mediáticamente siendo niños. Hoy tiene 15 años, pero en enero fue la estrella absoluta de la Copinha con Palmeiras y unos meses después hizo lo propio en el torneo de Montaigu con la sub-17 de Brasil. En ambos casos, logró el título. En el primer caso, el mérito es doble. El chico venía de dos años de pandemia y, por primera vez, jugó en un estadio con 30.000 aficionados. “Cada vez que lo desafiamos, él respondió”, explicaba João Paulo Sampaio a la BBC, coordinador de fútbol juvenil de Palmeiras. «Soy un jugador trabajador, persistente. Siempre quiero más. Estoy enfocado en marcar goles, siempre quiero marcar más goles. La clave para mí es siempre querer más, siempre querer lo inalcanzable; nunca hay un punto en el que no quiera algo más«, explicaba Endrick a The Athletic. Quizá, siendo un futbolista con un potencial altísimo y un montón de condiciones, esa sea su mayor virtud: la mentalidad.

anticipación y velocidad (vengo, arrastro, toco y me voy)

Pero antes de hablar de la cabeza que demuestra tener, ¿qué le hace especial a nivel futbolístico? Endrick es un jugador de ataque que seguramente pueda adaptarse a todas las posiciones, pero que se siente más cómodo como delantero centro, aunque con funciones de segundo punta. Es un perfil que recuerda en muchas cosas al de Karim Adeyemi, aunque rellenando muchas de las cosas que le faltan al alemán. Es un punta que basa su movimiento principal en atacar espacios aprovechando su velocidad, su intensidad, el uso de su cuerpo y su capacidad goleadora. Para ello, es muy habitual, si su equipo se hace largo o lo necesita, verle venir a recibir e incluso situarse como un falso nueve, quitándole la referencia a los centrales y ofreciéndose libre. En esas situaciones, si su movimiento arrastra a uno de los centrales del equipo contrario, es un experto en descargar de primeras -con mucha calidad, por cierto- y atacar como un rayo el espacio que genera. Tiene un tren inferior y una potencia anormales para la edad que tiene, además de no tener miedo al choque o a acomodar su cuerpo como pida la jugada para ganar la posición.

Viene a recibir, atrae al central y ataca el espacio
Es más rápido que los defensas; si hay espacios, los ataca siempre

Técnicamente, Endrick es un jugador que maneja perfectamente los recursos que tiene para hacer daño. Es decir, su capacidad para combinar a pocos toques es muy fina, su conducción con espacios, sus desmarques, sus controles en carrera… Es sobresaliente. Si se le puede pedir algo más en este apartado es sobre todo a nivel de visión de juego, más precisión en el último pase o incluso un puntito más de sensibilidad en espacios reducidos para salir de situaciones complicadas. Sin ser defectos, y aunque su juego vaya por otros caminos la mayoría de las veces, tiene margen de mejora ahí. Si logra ir ganándolo con el paso de los años, se convertirá en un punta casi imposible de detener.

Pero, en general, con espacios es un jugador que va a hacer mucho daño. Y no solamente atacando las espaldas de los defensores. Si, al contrario de lo que suele ocurrir, los centrales no salen de su posición, también es perfectamente capaz de destrozar al equipo contrario girando, acelerando y conduciendo. Maneja las dos posibilidades y esto es una ayuda enorme para hacer progresar a su equipo. ¿Tienes problemas para salir? Se te puede ofrecer de espaldas para un tercer hombre o caer a una banda para pelear un balón largo. Endrick te empuja hacia adelante. Es un jugador muy agresivo de cara a portería y, como bien comenta él mismo, siempre quiere más, siempre mira hacia adelante.

Si tiene espacio para girar y conducir, también lo hace sin problema

La voracidad de los grandes

Pero más allá de su perfil y de sus condiciones técnicas, de todo lo que pueda aportarte tácticamente o de un físico que, seguramente, aún tenga que amoldarse a algunos cambios con el paso de los años, lo que verdaderamente le permite marcar la diferencia es el hambre, la mentalidad. Endrick es un jugador que llama muchísimo la atención por el ritmo al que juega, por la intensidad que le mete a todas las acciones en las que participa. No sólo ocurre cuando tiene la pelota, sino también sin ella. Es el primer jugador que presiona y que puede meter en problemas a los defensores rivales él solo por insistencia. “Siempre pelearé. Seré persistente y lo intentaré hasta el último minuto que esté en el campo. Nunca me rindo, presiono a los defensas, corro más que nadie en el campo”, analizaba en la citada entrevista con The Athletic. Y no dice ninguna mentira. No cumple el tópico de la estrella que no defiende; al contrario, puede ser un enorme activo en este sentido.

No desconecta de la jugada y acaba generando peligro
Recupera prácticamente él solo y se inventa un gol de videojuego

Si hay una palabra que defina a Endrick, esa es determinación, en todos los sentidos. Es muy agresivo, comprometido, ultracompetitivo, insistente, tiene una mentalidad fuerte… y tiene gol, claro. Todo lo comentado le convertiría es un gran jugador, pero lo que eleva su potencial al piso de futura estrella, más siendo un delantero, obviamente es el gol. Vamos con los fríos datos. Según el portal Ogol, jugando con las inferiores de Palmeiras, Endrick hizo la pasada temporada 13 goles en 1312 minutos (/cada 101 minutos). No es una gran cifra si no le pones contexto, ya que lo hizo con 15 años recién cumplidos y jugando para las categorías sub-17 y sub-20 del club. En 2022 ya sí hizo 6 goles en 7 partidos de Copinha, siendo indiscutiblemente el mejor jugador en un torneo sub-20, y otros 5 en los cuatro encuentros del Torneo de Montaigu, logrando además el título para la sub-17 de Brasil 38 años después. Pues eso, da miedo.

Tiene una cantidad ilimitada de recursos para el remate, un golpeo potente y es capaz de armar la pierna con un margen minúsculo. Es desvergonzado hasta el punto de haber metido un gol de chilena desde fuera del área y, posteriormente, haberlo intentado de nuevo varias veces desde la misma distancia. Encuentra los tres palos y las esquinas con facilidad, lo que sumado a la repetida agresividad, lo convierten en un jugador potencialmente determinante, a la altura de los mejores en su puesto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s